Domingo, 22 Septiembre 2019 00:00

El elogio a la locura.

Por: José Alberto Guerrero Baena.

Silvano Aureoles y la Seguridad de Michoacán

4 años de claroscuros y desórdenes.

“Si no tenemos policías, jueces, abogados, fiscales, honestos, valerosos y eficientes; si se rinden al crimen y a la corrupción,

están condenando al país a la ignominia más desesperante y atroz.”: Javier Sicilia.

Por una extraña razón, Michoacán es el bautizo de fuego de toda administración presidencial.

O por lo menos en los últimos 20 años ha sido así.

Fox, Calderón, Peña Nieto y ahora López Obrador lo pueden afirmar.

Cómo dijera Su Alteza Serenisíma : «Lo que diga mi dedito»...

¿De qué deriva toda esta problemática?

¿Por qué los gobiernos estatales en este periodo aludido no han podido tomar el control de la seguridad en la entidad?

¿Sigue siendo la caja sin fondo la Seguridad en nuestro Michoacán?

¿Ha fracasado el Sistema de Justicia Penal Acusatorio en el estado?

¿Cómo calificar la seguridad en tiempos de Silvano Aureoles?

¿Qué ha hecho el Gobernador por fortalecer la seguridad y por ende,  la gobernabilidad en el estado?

Estas y más interrogantes surgen día con día.

Ni yo mismo puedo resolverlas, viendo el cataclismo con que nos vamos enterando de situaciones realmente preocupantes en muchas regiones del estado.

Quizás, el Gobernador Aureoles tiene las mejores intenciones de sacar esto del abismo en que se encuentra. Pero los ciudadanos y ciudadanas como en todo, no podemos vivir de esas bonitas palabras y «hechos con relumbrones» como la inauguración de infraestructura física y de análisis, cuando dentro de la corporación, la SSP, sigue privando el desorden administrativo, estratégico, operativo y  político.

La carga que recibió de seguridad en el estado era terrible.

Yo creo que ni el mismo Gobernador cuando asumió tenía la noción de lo que recibía. Pero aplicó la estrategia de negación y siguió montado en su macho: Quedar bien con la Federación y con Alfredo Castillo otrora Nuño Beltrán de Guzmán y conquistador reciente de la provincia de Mechuacán...

Pero al parecer una de las misiones que tuvo Aureoles, fue tratar de heredar ese Mando Único.

Sí, seguir copiando ese esquema fallido ( por lo menos en Michoacán y en Morelos, de donde se tomó la idea).

Un Mando Único Policial heredado de la administración de Salvador Jara y Fausto Vallejo, pintaron para saber que quien tomara las riendas de la SSP y de la Estrategia Policial en el Estado, debía ser alguien de acciones y no de relumbrones.

Buscar un estratega con excelentes conocimientos administrativos, estratégicos, operativos y políticos, que se tomara en serio el papel preponderante de liderar la seguridad en un estado sumamente lastimado por la delincuencia, tanto del fuero común y el crimen organizado.

Pero en lugar de buscar ese perfil decidió nombrar a J. Antonio Bernal Bustamante.

O sólo le alcanzó para ese perfil... o un pago político, no sé...

Con eso digo todo.

Nada relevante, con una opaz y percudida gestión ( si hago mención del color gris, le hago menudo favor a una administración que en nada ayudó al estado).

Por eso fue relevado.

Se debían de tener clarificado el esquema de seguridad del estado y sus diferentes variables regionales, para determinar la política criminal a diseñar y por supuesto las acciones sociales enfocadas a la prevención del delito. Pero no la hubo, ni se diseñó, todo fue enfocado a despliegues policiales tipo romano, con presencia masiva de elementos que para nada inhibio la incidencia delictiva y que paso a paso fue creciendo los índices.

Así podemos seguir señalando los errores con Juan Bernardo Corona, con el finado José Martín Godoy Castro ( quien realmente no tuvo tiempo para operar), amén de que tenemos que darle un tiempo de gracia a Israel Patrón ( aunque cuando escribo esto, tenemos un Uruapan que esta ardiendo con un nuevo enfrentamiento) , donde hay muertes y un oscuro silencio por parte de la autoridad.

Creo que,  al hacer un análisis de una gestión, no sólo es criticar ácidamente lo que se ha hecho mal.

De hecho lo recomendable es hacer una restructuración en serio, sin piedad, a la SSP y a la política de seguridad del estado y definir procesos, tiempos para brindar un óptimo resultado.

Amén de los cambios de fondo y forma a la institución.

Parece que 4 años de un oceano de buenas intenciones, malos titulares de la Secretaría, mandos muy malitos en las diversas áreas torales de la dependencia y la combinación de otros actores como la Fiscalía ( que es el cuello de botella del Sistema Justicia Penal en el estado ) no alcanzan para tener el crédito suficiente de decir que la labor está cumplida.

Relumbrones hay muchos, los que claro, se comería el ojo común: 

  1. La joya de la corona es el C5I, el centro de inteligencia más grande de América Latina ( basado en el del Municipio de Zapata en Morelos), lo cuál está muy padre,visto, enorgullece, hasta puede recibir a la inoperante y vacía Guardia Nacional , pero ¿realmente está en las manos correctas su operación?
  1. Los cuarteles en las diferentes regiones del estado, por supuesto que son una gran ayuda... ¿pero tenemos el presupuesto para mantenerlos en buenas condiciones?
  1. Un reclutamiento masivo de cadetes, masivo y desordenado como el IESSSP, que por cierto no se da abasto en sus instalaciones ( bueno nunca se ha dado abasto, ese es otra de las tragedias). Pero hecho con el peor de los desórdenes del mundo que cualquier experto en Recursos Humanos ya se hubiera infartado o muerto al ver las formas y procesos equivocados o inversos ( no lo digo yo, vayan y dense una vuelta a la academia de policía del estado y verifíquenlo).
  1. Un despliegue policial con toques imperiales en los municipios donde al establecer esos «Convenios de coordinación» se ha pretendido borrar la participación de los mismos y en cierto modo la autoridad municipal se ha hecho a un lado de sus facultades constitucionales. Pero eso sí, nulo en resultados y no lo digo yo, la estadística delictiva lo afirma.
  1. Desorden administrativo interno, pago impuntual de salarios tanto para personal administrativo como operativo. Para un trabajador es preferible contar con su salario en tiempo y forma y no un incremento ( cómo el prometido por el Gobernador) que se pague en partes, a destiempo y cuando el dinero ya se debe.

No es posible que la institución que tiene la obligación constitucional de velar por la seguridad de los michoacanos, siga siendo el peor desorden dentro de la entidad. Y eso es la parte administrativa y de capital humano.

Pero si nos vamos a la parte más importante que es la operatividad, los resultados, la puesta en marcha del SJPA, estamos más que fritos.

Si hubiere que calificar el desempeño de la seguridad estatal, no alcanza para llegar al 5.

Reprobados.

Propuestas muchas, muy cuerdas y coherentes, incluso está el Nuevo Modelo Nacional de Policía que ha impulsado el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública del Gobierno Federal.

Sí, de ese gobierno federal que tanto le hemos dado con un tubo en este espacio por sus incoherencias, ocurrencias y falacias, pero que puede ser controversialmente la solución y varita mágica para terminar con  el modelo caduco, rancio y antiguo de policía en Michoacán.

Facultades para la policía, demasiadas, complejas y que requieren mucha capacitación y transformación.

Pero que ayudarían a desahogar ese otro desmadrito en el enroque del SJPA, que es la Fiscalía General del Estado, donde los Ministerios Públicos trabajan turnos sin descanso, donde sigue la cerrazón de pretender seguir detentando la investigación de los delitos y que en lugar de litigar y ganar los casos pendientes y los recientes para encerrar delincuentes, siguen durmiendo el sueño de los justos y no transforman su institución en un ente que opere con eficacia y eficiencia.

Terror da pararse en el Ministerio Público y ser atendido con vejaciones, humillaciones y hasta burlas. Y el personal de dentro sin tener los elementos suficientes para desahogar el trabajo pendiente. Pero está rebuena la mafia política de seguir con ese ego político alzado y dejar ya la investigación de los casos en manos de los policías.

Copiar lo bueno, las buenas prácticas políticas, operativas, académicas y policiales, fijar los ojos en entidades que hayan dado el paso como Querétaro y no como en Morelos, de verdad no porque el PRD haya puesto en marcha una Policía Morelos significa que es buen modelo que haya que tropicalizar para nuestro Michoacán.

Ese es otro fracaso de corporación.

En conclusión, son 4 años que están llenos de buenas intenciones plasmadas en un fracaso de la seguridad en el estado.

No lo digo yo, basta ver los resultados en el alza de la incidencia delictiva, para saber que la seguridad no ha sido tratada de un modo oportuno, eficaz y eficiente.

Ha sido politizada, disminuida y manoseada la estrategia de seguridad. 

La solución es, sin duda,  trazar una política de seguridad transexenal que implique mucha capacitación, transparencia en procesos administrativos, operativos y de rendición de cuentas, reorganización administrativa y operacional, amén de un desarrollo de carrera policial que hasta el momento ha sido inexistente.

Propuestas muchas...

Oídos pocos y sordos. Y son los más importantes. Los que tienen el poder.

No se va a descubrir el hilo negro...

ese lo hicieron pulseritas hace mucho tiempo.

El autor es, Maestro en Antropología Social. 

Facebook: José Alberto Guerrero Baena / @BetoGuerrero38

Comparte
Visto 212 veces

¡REGÍSTRATE AHORA!

y recibe gratis los artículos de nuestros especialistas.

  Mail is not sent.   Your email has been sent.
Usamos cookies para agilizar el sitio acepta para el buen funcionamiento Cookie policy. I accept cookies from this site.Agree