Miércoles, 06 Marzo 2019 00:00

Ópticas Constructivas.

Por: Rogelio Díaz Ortíz.

Uno de los tesoros, de los muchos, con los que fue dotado el ser humano es su cerebro.

 

Muchos científicos, por todo el planeta, dedican sus investigaciones para descubrir sus secretos, potencialidad y aprendiendo que aún se encuentra distante la interpretación total de su anatomía, fisiología y vinculación con las inteligencias cognitiva, emocional y espiritual.

 

La clásica descripción de la célula estrellada considerada como la unidad estructural del cerebro, su majestad, la neurona sorprende por su mágico poder de comunicación, a través de cadenas denominadas sinapsis. Sigue siendo motivo de análisis su número, alta especialización, labilidad ante variaciones de temperatura, oxígeno y glucosa.

 

Aún intentamos entender el sentir del cerebro derecho y el razonamiento del izquierdo, el reconocimiento de añejas potencialidades como la hipnosis, viajes astrales y otras herramientas de la denominada otra comunicación.

 

Existen muchas teorías respecto a la reparación del cerebro a través de las denominadas células gliales, su mantenimiento, desarrollo y envejecimiento. Los especialistas del cerebro recomiendan algunas acciones muy sencillas para tenerlo sano, funcional y poderoso, entre ellas destacamos: nunca obviar el desayuno en cantidad y calidad para evitar el insuficiente suministro de nutrientes y en consecuencia causar su degeneración paulatina.

 

Tener siempre presente que la ingesta de bebidas alcohólicas en demasía causa endurecimiento de las arterias del cerebro y con ello el estratégico flujo de oxígeno necesario para la realización de sus funciones básicas, complejas y de alta especialización. El tabaquismo o inhalación de sustancias tóxicas causa la muerte de grupos neuronales, la aparición de enfermedades como el Alzheimer y en grado avanzado atrofia cerebral.

 

Conviene realizar rutinas de yoga, de respiración efectiva y evitar espacios contaminados. Por supuesto que es altamente recomendable realizar visitas o estancias en lugares a nivel del mar o generosos en su ambiente natural ya que los niveles de oxígeno en estos espacios son en extremo favorables para la vida neuronal.

 

El sueño es un elemento regenerador del cerebro. El no dormir por períodos prolongados altera ritmos circadianos y acelera la pérdida de neuronas. Es conveniente retar al cerebro alterando rutinas, aprendiendo idiomas, llenando crucigramas, utilizando menos agendas o directorios, participando en actividades lúdicas que favorezcan imaginación, creatividad o memoria.

 

Evitar el trabajo del cerebro cuando estemos enfermos, desvelados, en ayuno prolongado o en condiciones ambientales desfavorables.

 

Para el cerebro es lo mismo pensar que actuar por lo que es importante alimentarle con pensamientos positivos, evitando que rencores, odios, envidia y resentimientos ocupen su atención ya que ello le resta vitalidad y disminuye notoriamente su funcionalidad.

 

Es tan significativa la importancia de su vitalidad que solo cuando existe muerte cerebral se autoriza la donación del resto de los órganos o se “autoriza” desconectar a un paciente de un respirador artificial.

 

Las sencillas acciones enunciadas están al alcance de todos, estimado lector lo invito a ponerlas en práctica y decidirse a conservar sano tan especial e importante órgano.

 

El autor es, coach y conferenciante.

Comparte
Visto 427 veces

¡REGÍSTRATE AHORA!

y recibe gratis los artículos de nuestros especialistas.

  Mail is not sent.   Your email has been sent.
Usamos cookies para agilizar el sitio acepta para el buen funcionamiento Cookie policy. I accept cookies from this site.Agree